Elopement en el Castell de Benviure

Era un precioso día de finales de Marzo del 2017. Llevaba varias semanas preparando lo que sería mi primer editorial como wedding planner. ¡Qué recuerdos aquéllos! La verdad es que miro para atrás y veo muchísimas cosas que cambiaría…pero eso es lo bueno, ver tus errores y no cometerlos en un futuro. De todos modos, esta sesión la hice con muchísimo cariño y respeto hacia los profesionales que se dedicaron en cuerpo y alma al proyecto que tenía en mente. Así que hoy, intento hacer un pequeño homenaje a todos vosotros, que ya sabéis quienes sois.

En primer lugar me puse en contacto con una diseñadora de moda de alta costura, gran profesional y compañera excelente. Utilizamos tres vestidos suyos y me asesoró en todo lo que pudo. A día de hoy le tengo un gran cariño por demostrarme la gran confianza que puso sobre mi.

El primer vestido llevaba una espalda de infarto, el segundo era de seda fina con un toque super original y color marfil. Y el tercero era sin lugar a dudas para novias atrevidas, diferentes, ya que llevaba un corte en la pierna de los que quitan el hipo…

La dueña del espacio en donde celebramos esta sesión, el Castell de Benviure, me comentó que estaba en proceso de remodelación y me explicó la maravillosa historia que albergan esas grandes paredes y espacios tan singulares. Estuvimos varias horas escuchando su fantástica historia, con todo tipo de detalles y relatos fascinantes. Es una casa de estilo indiano la cual ha vivido mucha historia y ha visto alguna que otra guerra. Su familia, que habitualmente se encarga de la remodelación es la que hace posible que la historia perdure en nuestras memorias.

Para la decoración hice un proyecto durante unos meses para plasmar la idea que quería transmitir. Quería lograr hacer una ceremonia totalmente rústica y a la vez un poco salvaje. Como si estuvieramos en pleno bosque, y en plena naturaleza. Y como no…con tul y velas! No hay ni una sesión en la que no ponga esos dos detalles…porque para mi, son indispensables ya que le aportan ese toque romántico que tanto me gusta. Aunque me gusta mucho la decoración, en esta sesión tuvimos la grandísima suerte de tener la ayuda de Mercedes, profesional no, lo siguiente. Sin ella, de bien seguro no nos hubiera quedado tan bonito.

 

En cuanto al vídeo, tuve la gran suerte y oportunidad de contar con el apoyo y ayuda de María. La encontré de casualidad, supongo que son cosas del destino. Consiguió plasmar  la historia que yo quería contar con este editorial, en el que se muestran los instantes previos que toda novia tiene que sentir antes de su gran entrada, antes de dar el ¡Sí, quiero! Momentos en los que la soledad y nervios nos invaden por dentro. Esa emoción de los minutos previos a lo que será uno de los mejores días de nuestra vida. Por suerte, la vida hace que constantemente nos volvamos a ver…así que María, te espero para otra sesión!! Jejeje

Y ahora te dejo con el vídeo tan especial que me hicieron para esta sesión editorial, y ya sabes, si te ha gustado espero que compartas 😉

Reproducir vídeo

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: